Perspectivas desde un universo inexistente

Por Nicomedes Zuloaga P

 

El tiempo, al menos para nosotros los occidentales, forma parte de la teoría de la existencia ya que, desde el punto de vista del mundo visible, el tiempo y el espacio son unidad indivisibles. El hipercubo burlaría los límites de la tercera dimensión, penetrando la realidad intangible de la cuarta. También la reencarnación, como el teseracto, pasaría los linderos de este universo visible como teoría del retorno, por cierto no necesariamente eterno. Seguir leyendo Perspectivas desde un universo inexistente

CANAL, el drama circular de Nicaragua y Centroamérica

El drama circular de Nicaragua y Centroamérica

Primera edición de Canal, editorial de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Quito, 1987.

Prólogo de Edmundo Ribadeneira.

«Hombre de muchas y muy valiosas facetas creativas, Nicomedes Zuloaga ocupa con honor un puesto de alta significación dentro de la cultura venezolana. Ha sido actor en su vida universitaria; periodista, estudioso de la filosofía, ensayista, poeta, cuentista, novelista y diplomático, actual Agregado Cultural de la Embajada de Venezuela en Ecuador. Complace en tal virtud, a la Casa de la Cultura Ecuatoriana, la publicación de la Novela “El drama circular de Nicaragua”, a través de cuyas páginas Nicomedes Zuloaga entra en el vidrioso tema de la realidad centroamericana, en permanente trance de la trágica explosión por culpa de la ingerencia política norteamericana. Aquello de “drama circular” alude, percísamente, a una recurrencia opresiva que funciona como una noria de explotación y abusos sin tregua. Esto es lo que hay en el fondo de la novela de Zuloaga; tratada como una fábula muy rica en detalles, llena de matices de toda índole, el gran personaje de la novela es William Walker, contradictorio y siempre discutido en sus pintorescas versiones de pirata, filibustero y asesino. Protagonista y testigo de su tiempo, Walker se confiesa en el libro de Zuloaga, y lo hace con cinismo, amenidad y contrito por haber cometido desafueros que engranan, de cualquier manera, en una historia que se repite y abarca desde Marco Polo hasta nuestros días, y que sólo terminará “si el hombre crece dentro del animal y muere antes de la muerte y descubre la paz en el flujo tranquilo de la sangre”. Novela apretada, pero ágil, esta del escritor venezolano se añade a su extensa obra literaria y demuestra, como toda ella, el talento fecundo y Multivario de su autor».

Seguir leyendo CANAL, el drama circular de Nicaragua y Centroamérica

VENEZUELA SERÁ UN CUARTEL (Bolívar)

 

Por Nicomedes Zuloaga P.

Bloqueo_de_Venezuela_por_las_potencias_europeas_1902

“En Caracas existen…dos categorías de hombres…La una que es poco numerosa, conserva viva adhesión a los antiguos usos, a la simplicidad de las costumbres, a la moderación de los deseos. La otra, ocupándose menos del presente que del porvenir, posee una inclinación, irreflexiva a menudo, por los hábitos e ideas nuevas”

Alejandro de Humboldt

Dos obras me inspiran estas líneas, suspendí por unos días la lectura del último tomo de la trilogía “Aléxandros” de Manfredi, para embarcarme en la lectura de “Los relámpagos de agosto” extraordinaria narración del mexicano Jorge Ibarguengoitia en la cual nos cuenta, con punzante sentido del humor, una sublevación militar y, en las últimas dos páginas nos aclara “a los ignorantes en historia mexicana” los hechos más destacados acaecidos en sus revoluciones. Este librito me lo prestó mi amigo “El Negro” a quien, de acuerdo a la neolengua criolla debería llamar “El afrodescendiente” que, si bien partió hace cincuenta años de la izquierda, ahora manifiesta un derechismo que se acerca, peligrosamente, a esa temible secta de “Los guarimberos”. Seguir leyendo VENEZUELA SERÁ UN CUARTEL (Bolívar)

LO QUE DICEN LAS MANOS (La obra de Nicomedes Zuloaga P.)

Por Luis Ángel Duque

“ Como el espíritu violento del Dios que se apodera del hombre por nacer en la mujer” Saint-John Perse, “Mares”

Son, en varias dotadas sintaxis, manos que labran la madera, o aún han soldado las partes metálicas de un casco de acero.Son las manos de un escritor de antigua data, con poemas y dos novelas publicadas (Epitafio para un Filibustero “Canal” y Namrá el Inmortal)  y llevada al cine; pero el artista es hombre de ciclos y devociones; y ahora, a casi cuatro décadas de cuando

Copy (2) of Esc_30asistió al taller de escultura de Claudio Marzollo  en el “School of Visual Arts”  de Nueva York, y después de cumplir los ritos de un periplo ritual múltiple y muy interesante, NZP realiza su primera obra de la madurez, donde las figuras escultóricas se integran a un paisaje, haciéndolo narrativo y ontológico a la vez. De cara al mar. Ya desde los primeros bocetos de “Los Vigías”, estos se yerguen emblemáticos y cercanos; porque, aunque cada uno de los personajes que lo configuran conllevan una historia y una simbología, son puramente escultóricos y así se pueden apreciar. Lo más notable es cómo se integran al paisaje, valorizándolo e identificándolo a la vez; casi todos  alargan la mirada al más allá del mar, buscando respuestas en el océano mineral; cómo lo ha hecho el género humano desde hace milenios, y el enigma, no se resuelve aún, porque sus preguntas son respondidas como agreste ola o feroz marejada.

Pero el artista vive con intensidad tiempos apacibles, dedicado a sus intereses fundamentales: la escritura y la escultura.

El que escribe ha visto, en los últimos años, las etapas creativas, admirándose siempre de la energía fluyente; y como lo que más le interesa a NZP es el proceso, aunque ama el resultado final, las pátinas inigualables de los bronces, que aunque contemporáneos, él les sabe aplicar y que, desde el “Auriga de Delfos” (Museo de Atenas) el público del arte aprecia grandemente. Seguir leyendo LO QUE DICEN LAS MANOS (La obra de Nicomedes Zuloaga P.)

Los vigías de siete mares

Piedra artificial con página de óxido sobre estructura .
Caribe:  piedra artificial con pátina sobre estructura metálica  .
Trabajando con uña sobre la obra vaciada en piedra artificial.
Trabajando con uña sobre la obra vaciada en piedra artificial.
Modelado de Cacao en arcilla
Modelado de Cacao en arcilla
Molde de Cacao sobre la roca, listo para vaciarse
Molde de Cacao sobre la roca, listo para vaciarse
Cacao antes de colocar la cabeza después de vaciado
Cacao antes de colocar la cabeza después de vaciado

image

3,20 metros
3,20 metros
Molde de calipso apuntalado para inmovilizarlo una vez vaciado.
Molde de calipso apuntalado para inmovilizarlo una vez vaciado.
Trabajando detalles después del vaciado.
Trabajando detalles después del vaciado.
Modelado en arcilla sobre estructura metálica.
Modelado en arcilla sobre estructura metálica.
Vaciado con molde de yeso
Vaciado con molde de yeso
Piedra artificial con pátina azul
Piedra artificial con pátina azul
Los vigías de siete mares. Homenaje a los pescadores de Osma.
Los vigías de siete mares. Homenaje a los pescadores de Osma.

Yemallá

Sacando molde de yeso.
Sacando molde de yeso.
Rostro modelado en arcilla listo para hacer molde en yeso.
Rostro modelado en arcilla listo para hacer molde en yeso.

photo (12) Euro y Shango.

Los vigías de Siete Mares

Los vigías de siete mares. Homenaje a los pescadores de Osma.image
Sirena, Yemallá deidad marina de las azules profundidades vino al mundo para proteger las aguas oceánicas y todo lo que vive en ellas. En los mitos griegos enamoraban a los marinos con su canto. Por primera vez, los europeos supieron de estas diosas del mar en los cantos homéricos, aunque su nombre parece tener un origen sanscrito(Kimera) y tenían un nexo con el otro mundo. En nuestras costas la diosa del océano se identifica más con Yemallá, diosa del panteón Yoruba, protectora del mar y de las creaturas marinas. Es una diosa madre, de la abundancia y de la protección.

 

 

 

Escultura • Pintura • Letras